jueves, 1 de julio de 2010

La ola para las y los del metro- Madrid

Es el del metro de Madrid, el segundo conflicto serio de clase que tiene lugar en el Reino de España, para hacer frente al tijeretazo, de los gobiernos, pues en este caso también afecta y mucho a una decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, apuntada como no y con nota a la política de recortes, a los y las trabajadoras, que no a los pobres ricos, ni a los bancos.
El primero ha sido la Huelga General de Euskal Herría, pero claro al haber sido la misma en el País Vasco y no en Madrid, su repercusión mediatica ha sido menor, que no su contundencia, efectividad o llamada de atención de las clases trabajadoras a los gobiernos y los poderosos.
Pero lo cierto es que las y los del metro, merecen nuestro aplauso, apoyo y respeto, pues ha sido por ahora el conflicto más duro y coherente contra los planes de ajuste, contra la clase trabajadora y la ciudadanía en su conjunto y a favor de los bancos.

Es además la huelga de metromadrid un acto en defensa del derecho de Huelga menoscabado por los famosos servicios mínimos, que dada su utilización abusiva por empresas y administraciones atentan contra un derecho constitucional, como es el de huelga.Por cierto, no hay ley de Huelga, los servicios minimos los regula un decreto del 1977, es decir preconstitucional.

Creo que este verano debemos hacer una amplia campaña pedagógica a la ciudadanía y a los distintos regímenes de trabajo, acerca del porqué estas luchas y estas molestias derivadas de ellas. Todas y todos estamos afectados por los recortes. Por tanto los y las huelguistas nos están defendiendo a todas.

La huelga general,necesitará de una gran y conjunta movilización de todas y todos, también autónomos y pequeños emprendedores, de las y los ciudadanos en su conjunto.
Los planes de ajuste del FMI y este es uno de ellos solo que aplicado a Europa esta vez, solo logran empobrecer y hacer sufir a los ciudadanos y las trabajadoras y defender los intereses de los poderosos.

2 comentarios:

Gatete dijo...

La cuestión es: ¿Podemos permitir que nos secuestren y nos utilicen como rehenes? ¿Podemos permitir que la gente humilde que tiene que ir a trabajar en metro -porque no puede pagarse un transporte privado- tenga que sufrir retrasos o pagarse un taxi? ¿Podemos permitir que se incumplan servicios mínimos en un servicio público tan esencial?

http://elblogdelgatete.blogspot.com/2010/07/metro-de-madrid.html

Tablero dijo...

Creo que está equivocando el discurso y al hacerlo le hace el caldo gordo a los de arriba (los que ocupan las gradas muy pero que muy superiores de la pirámide) y se relamen de gusto cuando en el pueblo llano nos acusamos de galgos y podencos (dividiéndonos en retóricas bizantinas mientras las hordas bárbaras están a las puertas de las cada vez más debilitadas murallas de la democracia). Exijamos de una vez por todas la tasa Tobin y alguna tasa kilometrica (cuanto más lejos esté el paraiso fiscal más redundará en la arcas del estado por cada transferencia de ida y vuelta). Y escenifiquemos la farsa democratica en teatrillos de marionetas manejadas por barrigudos empurados con sombreros de copa.