lunes, 31 de mayo de 2010

A quien manda, no le votamos

Que nos gobiernan fuerzas que no elegimos democráticamente, es algo afortunadamente denunciado por muchas personas. Es una idea que poco a poco está penetrando. El problema es ¿Como responder ante esa realidad?

Aquí y ahora, el FMI esta dictando ya sus planes en Europa y de forma especial a Grecia y a el Estado Español. Cual es el ejemplo más depurado de los que significa el aplicar un plan tipo, del FMI, la Argentina del corralito. El que avisa no es traidor. Por lo menos debiéramos tener derecho a votar al FMI.

Los mercados, es decir los instrumentos de gestión del Capitalismo, como Bancos, Empresas de Seguros, Planes de Inversión, gestores de Fondos de Pensiones, son otros "dirigentes" no democráticos que sufrimos. Los mercados, es decir los capitalistas, mandan, tienen medios de comunicación, clubes de opinión y universidades, que elaboran su pensamiento y obligan a los estados a aplicar sus recetas.
Pero también hay opciones políticas, partidos y patronales, que predican sus ideas y las imponen desde los gobiernos. La ideología neoliberal es defendida y aplicada por las derechas de todo el mundo. Los conservadores y liberales autoritarios, mayoritarios en las potencias centrales, que imponen su dominio y frente a ellos, los socioliberales, que carentes de fuerza e ideas, aplican de grado o con convencimiento, pero aplican, las ideas de bancos, patronales, conservadores y FMI, dejando al pairo a las personas que confían en los centroizquierdas.

Organizando y mezclando política y negocios, el club Bildelberg y otros similares, como la trilateral, donde se mezclan reyes, gentes de negocios y banca, conservadores y socioliberales, tratan de garantizar su orden y su reparto del pastel.
En resumen estas fuerzas no electas son las que realmente nos gobiernan.

¿Está todo perdido? Entiendo que desde la vieja Europa, seamos pesimistas y desde el resignado y aborregado Reino de España, más. Pero esto solo no es el mundo y el mundo ya no es el cortijo del Imperio Central. La crisis financiera y capitalista, le corroe con especial saña al mundo rico y neocolonial.
Hay resistencias continentales, gobiernos antineoliberales y fuerzas políticas progresistas y pro socialistas haciendo cosas distintas, pero para vislumbrarlo hay que quitarse tanto el pesimismo como el sectarismo y purismo eurocentrico. La "superioridad" ideológica del progre europeo, está de más.

Desde Europa, hay que en primer lugar, apoyar a las y los ciudadanos y obreros griegos. En segundo lugar construir unas ideas fuerza para reivindicar y denunciar y ATTAC es uno de los instrumentos que está haciéndolo, al igual que Sindicatos, tanto alternativos y solidarios como algunos de la CES y hay que apoyarlos, tanto a ATTAC como a las redes sociales y sindicales, a los movimientos de paradas y parados, a los medios alternativos y democráticos desde los que se está elaborando pensamiento.
Tambien desde la izquierda, tanto resistentes frente al socioliberalismo desde fuerzas laboristas como desde iniciativas como Socialismo 21, fundaciones de la Izquierda, partidos de la Izquierda, ecologistas sociales y verdes aún en la izquierda como desde alianzas sociales anticapitalistas o simplemente sociales que trabajan por otro mundo y otra Europa.
En tercer lugar, es posible trabajar, pero para la acción y desde la acción. No podemos militar tan solo desde un ordenador y a trabes solo de las redes sociales. Nos tienen pillados y pilladas con la militancia virtual ¡Hace falta la real! Hace falta llevar la pancarta en la calle, ponerse en huelga o mover la cola del paro con ideas y acciones.
Hay instrumentos, pero también hay más miedo que vergüenza y mientras tanto los franquistas en España avanzan y se frotan las manos, el Gobierno le hace su programa a la derecha y encima ellos y ellas le fustigan en un extraño acto de masoquismo y travestismo ideológico. Parece que no hay más alternativa que cumplir el programa conservador y del FMI y esto es falso.

Debemos perder el miedo, pues ahora hay que enfrentarse a una nueva Dictadura, la de los mercados. Los que fuimos antifranquistas por edad, sabemos lo que es eso, luego en marcha. Las y los más jóvenes ya tienen su dictadura que combatir, la de los mercados.
Tenemos otra vez, aunque siempre estuvo, otro adversario al que denunciar y enfrentarnos, el fascismo del "mercado", al que nadie elige salvo los poderosos, las derechas y los claudicantes. Además, no estamos solos.
Pero ojo, también debemos estar dispuestos a vivir todas y todos con más frugalidad, menos capacidad de consumo y más sacrificio.

2 comentarios:

Ataúlfa Braun dijo...

Creo que no podemos hablar de acción, cuando todavía la mayor parte de la gente no sabe exactamente qué hacer y hacia dónde ir. Es muy bonito usar las palabras acción, resistencia y revolución (y lo aplico a mí misma), pero hay gente que no sabe ante qué reaccionar, ante qué resistir y temen oír la palabra revolución. Además, para resistir hay que tener paciencia, y nuestras sociedades todavía no la tienen. Nos hemos pasado años disponiendo del aquí y ahora con un clik, por tanto, la inmediatez es uno de nuestros primeros enemigos.
Por otra parte, tengo una pequeña objección al tema "corralito". Estoy de acuerdo en fijarnos en el caso argentino, de hecho es indispensable. Ahora bien, lo que está pasando en Europa es algo más, creo que no hablamos sólo de economía; tampoco sólo de política.
¡Salud!

juan dijo...

Nombres, necesitamos nombres, el activista necesita conocer el nombre del enemigo, el "mercado", no es nadie, la "bolsa" no es nadie.El ser humano sabe mucho de cofrontación, de ganar espacios, de perder en la contentienda, pero necesita saber contra quien mueve sus fuerzas.