lunes, 28 de enero de 2008

SOCIALISMO DEL SIGLO XXI Y MOVIMIENTOS SOCIALES

En Sin Permiso, se ha publicado una interesantisima entrevista con Ignacio Ramonet extraida de la publicación alemana Freitag. Las palabras de Ramonet, resultan muy acertadas y ademas las dice uno de los instigadores del Foro Social Mundial y por tanto digamos posee, esa autoridad moral para hablar, de su solido compromiso con él y con Attac en cuya fundación fue imprescindible.
Ramonet con pocas palabras al igual que hiciera en su articulo, "Desarmar los mercados financieros" lanza y provoca una discusión, a la que yo mismo pretendo recoger el guante. No obstante si discrepo de él, en alguna cuestión una de ellas es la crisis de Attac Francia, que no sin dificultad, ha sido superada.
El Socialismo del siglo XXI , sobre lo que es y será ya tiene el debate planteado. Yo humildemente señalaría que a tres bandas y por cierto en ninguna de ellas situaría a los movimientos sociales, por ahora.

La primera, sería la propuesta por la tercera via, que en realidad lo que pretende es una laminación del socialismo y la aparición de un vago progresismo que incluiría a personajes, como Blair, los Clinton, Romano Prodi entre otros y otras, con la intención de fagocitar en la operación a otras personas y fuerzas politicas y que en España estaría sostenida por el grupo medíatico y de poder PRISA,tratando con bastante éxito de involucrar al PSOE de Zapatero,en el resto de Europa al Partido Socialsita Frances, por su crisis ademas de alemanes y britanicos o a Lula y Bachelet en America Latina, en un totum revolutum, con el Partido Demócrata de los USA.
Como vemos esta operación afectaría sobre todo a los sectores más influyentes de la socialdemocracia y contaría con el apoyo a sus muy poderosas alas derecha. La resistencia frente a ella, solo la pueden hacer de forma efectiva, las alas izquierda de los Partidos Socialistas y socialdemocratas. Personas como Oskar Lafontaine, e incluso los sectores más conscientemente socialdemocratas de la Fundación Sistema y de "Temas",en el caso español, si es que esto no les pilla ya mallores. Tambien desde el movimiento sindical con raices socialistas deviera intervenirse y mucho, al objeto de denunciarla.
No obstante, la devilidad ideológica de la mayoría de los cuadros y las y los jovenes socialistas-laboristas, les hace muy debiles frente a personajes como Giddens,o los económistas liberales que asesoran a los gobiernos de esta tendencia del Socialismo.Yo les recomendaría si me lo permiten leer y difundir a dos Keynesianos honrrados como Stiglitz y Krugman,tambien a Vicenc Navarro, donde hay munición para rebatir a los noelibarales "entristas" en lo que queda de la II Internacional. Tambien les recomendaría estudiar el por que de Oskar Lafontaine y observar con atención su experiencia. Hoy muchas y muchos socialistas se han incorporado a los movimientos sociales, no por controlarlos, los aparatos socialdemocratas, estan tan en lo suyo, que no se preocupan demasiado por ellos, sino buscando la militancia social, la acción socialista.

La segunda Tabla de discusión, estaría en lo que queda del Movimiento Comunista. Este sector tambien se debate entre la liquidación por derribo, el ajuste de cuentas interno o el aferramiento a formulas ya fracasadas. Los y las militantes comunistas,muy activos y sacrificadas en general, participan muy activamente en los nuevos movimientos sociales. Siempre que no vean en estos una correa de trasmisión de sus partidos, su aportación es muy valiosa, pero deben adecuarse más a los tiempos y los nuevos activismos sociales.
La revolución cubana, entra de lleno en este marco teorico, pero buscar salida y continuidad a la misma será la prueba del nueve, teniendo en cuenta que lo de Cuba, ni es exportable, ni las sociedades actúales lo asumirían, sobre todo en temas como el Partido único o la falta de democracia.
Las tendencias a considerar que solo lo bueno es lo que el aparato partidario plantea y que todas y todos los demas o están vendidos o son traidores, es una sería limitación psicológica e ideologíca que debe ser superada.
Los pequeños grupos de comunistas de "izquierda" más "revolucionarios y puristas", lo que deben analizar es por qué son eso , grupos pequeños, que realizan grandes e inutiles esfuerzos de acción y que ven a los Movimientos Sociales como tierra de misión donde predicar aunque sea a gritos y de forma desabrida su buena nueva y única verdad rebelada. Su deseo de no analizar lo concreto y los pequeños detalles en los que el capitalismo y la Globalización neoliberal avanza y perjudica grabemente a la humanidad, hace esteril el hablar solo de cual es la gran solución final y finalista.
Tambien aquí recomendaria seguir con atención a Oskar Lafontaine, leer a Susan George, Vandana Siva,Ramonet y a otros muchos economistas criticos como Juan Torres,o del desarrollo critico como Fernando Lopez Castellano, el interesantisimo Naredo y ha Vicenc Navarro.Por supuesto en España y America Latina,la publicación teorica "Sin Permiso" pude ser, es, una buena fuente de reflexión.

La tercera opción es sin lugar a dudas la que estan experimentando desde el poder. La marcha hacía el Socialismo del siglo XXI , de hecho la han acuñado, Venezuela, Bolivia y Ecuador, tienen mucho de experiencia en este terreno y de ellas tenemos mucho que aprender.Estos estados, se han enfrentado al ALCA, le han plantado cara a la Unión Europea y los EE.UU en la OMC, se enfrentan al Acuerdo Genaral del Comercio de Servicios por su carga antipública y privatizadora en favor de las transnacionales y son un autentico freno al neoliberalismo, por eso sufren tantos y tan injustos ataques por los media de empresa, es decir casi todos, de Occidente. Junto a estas experiencias debemos seguir igualmente lo bueno y malo de Nicaragua, Uruguay, Brasil e incluso de Argentina.Estos últimos, forman parte del Banco del Sur y de MERCOSUR y tambien por esto molestan al FMI al que le crearan serios problemas.
America Latina en su conjunto es un subcontinente entero plagado de esperanzas y de gran responsabilidad pues una ola de fracasos sería muy dura para la causa altermundista, antiglobalización y del pesamiento critico y socialista transformador.
Tanbien allí la acción politica tiene de bueno que está en fase de construcción, es novedosa y como sotiene Ramonet, está muy ligada a los movimientos sociales que las han alumbrado incluyendo el caso de Brasil.
No parten pues de la experiencia cubana y si bien la admiran y respetan ademas de apoyarla y apoyarse en ella, no han reproducido mimeticamente su caso. Son distintos , concurren a elecciones de forma regular y deben enfrentarse a poderosas derechas con escasa vocación democrática. Ademas la sede del Imperio Mundial la tienen excesivamente próximo, de hecho los USA los considera más como parte de su politica interior, este hecho añade una dificultad a su proceso muy grande, pero tambien lo hace más interesante.

Los Movimientos Sociales surgen con fuerza como actores politicos y no solo reivindicativos o de resistencia ante la gran crisis que supone para toda la izquierda en su conjunto, incluida la socialdemocracia, la caida del muro de Berlin y el hundimiento de la Unión Sovietica.
De la vanguardia del Partido del Proletariado, pero en manos de los "revolucionarios profesionales" devenidos en burocratas y policías se pasa a la vanguardia colectiva del todas y todos sin burocracias ni aparatos.
El movimiento de los movimientos, sin embargo ha sido capaz de organizar el Foro Social Mundial, dotarse de un bagaje teorico muy importante y sobre todo de plantarle cara con credibilidad al capitalismo. Ha descubierto y denunciado ademas la actual fase del mercado como financiero y especulativo y ha dejado al descubierto su caracter dictatorial.
Decir que muchos de los nuevos movimientos Attac entre ellos somos Socialistas de corazón, no es sino descubrir una verdad, de la que no se hace gala, pero que se lleva muy dentro, pues se pretenden superar injusticias, profundas reformas y mejoras, pero que lleben hacía un mundo habitable y mucho más justo.La raiz anticapitalista de los nuevos movimientos sociales es innegable, pero con otra etica y otra estetica. Los movientos sociales, somos tal vez más humildes, pues no monopolizamos la verdad, tenemos muy diversos campos de acción y de lucha, por eso articular las movilizaciones es mas lento y dificultoso, pero a pesar de la bisoñez, se ha sido capaz en muy poco tiempo de resistir embates, articular resistencias e incluso ayudar a tomar el poder (Brasil, Venezuela, Bolivia , Ecuador) o ha recuperarlo fuerzas progresistas ( España con el no a la Guerra)o plantear politicas a llevar a cabo por gobiernos de centroizquierda (Noruega).
Queda un problema grabe por resolver y es la relación con el poder. Como se resuelve la politica de alianzas , apoyos, disensiones y/o enfrentamientos con el poder, sobre todo si este lo ostentan fuerzas que están o estubieron próximas.
Es decir ser conscientes que tambien tenemos mucho que decir y aportar al Socialismo del siglo XXI, yo diría más , que sin los movimientos sociales, este no podrá articularse.
Que proponngo por ahora, pues impedir en lo posible que el socialismo sea fagocitado y eliminado como una antigualla por los de la tercera via, las empresas medíaticas y no mediaticas, las transnacionales que financian un progresismo que no sea lesivo para sus intereses de dominación y acumulación de capital.
Favorecer la únidad de la izquierda politica con programas posibles y relizables, pero que repartan y redistribuyan, busquen la justicia fiscal global,garanticen los derechos de ciudadanos y ciudadanas, defiendad el medio ambiente y busquen la paz. Pero siendo muy exijentes, vigilantes, criticos y al mismo tiempo con altura teorica y estrtégica. La relación con la politica institucional de los movimientos sociales, siempre será conflictiva y así debe ser. Nosotras no nos conformamos con una democracia meramente representativa y formal, pretendemos la participación civica activa y además no estamos constreñidos por periodos electorales, no somos movimientos electorales, estimo no debemos serlo.Nuestra independencia y autonomía debe ser sagrada. Pero de la misma forma nuestro compromiso con el avance de los derechos y la politica transformadora de una realidad injusta y que acabará con el planeta de seguir por estos derroteros, deviera ser activa.
Pero hay algo que debe quedar muy claro y es que si no nos movilizamos más frecuentemente y no somos capaces de ir poniendo sobre la mesa nuestra agenda, las y los poderosos, seguiran a sus anchas y podemos acabar siendo un reclamo turistico más.

El capitalismo tiene una capacidad de adaptación y cambio más rapido y eficaz de lo que pensamos. Nosotras/os tambien debemos ser capaces de analizarlo y criticarlo con la misma rapidez, pero con rigor y verdad.
El Socialismo del siglo XXI es además necesario para afrontar los retos del siglo en el que vivimos, puede resultaree esta una perogrullada, pero era necesario hablar de él, precisamente porque muchas y muchos seguimos creyendo que es necesario y posible. No es un dogma, no es una fé, es un camino , hacía otro mundo, pero para transformarlo.
Por ahora los gestores del capitalismo lo único que han demostrado es su capacidad para hacer dinero aunque sea acosta de guerras, su gran habilidad en generar crisis económicas superadas gracias al trabajo y el sacrificio de la malloría, o de sus ejercitos y de mantener la dominación sobre las y los más. Pobreza y egoismo suicida es su gran aportación a la historia de la humanidad.

1 comentario:

Mandela dijo...

Aunque no estoy de acuerdo con gran parte de los planteamientos de tu artículo, una cosa que si comparto es la necesidad de fortalecer y popularizar los movimientos sociales.
Sólo un apunte, aunque es preciso esquematizar para entender la realidad, creo que las formas de socialismo que apuntas hay que entenderlas desde un punto de vista dinámico. Es decir, los procesos de Venezuela, Bolivia y Ecuador son lo que son (tal como tú apuntas) debido a un ascenso de los movimientos de masas en todo el subcontinente y en concreto en estos países. Pero estos procesos están en constante evolución, una evolución que se hará más complicada en la medida en que no sean capaces de poner al capitalismo contra las cuerdas, mientras tanto seguirán andando por la cuerda floja. En Venezuela, por ejemplo, los medios de producción siguen en manos de la minoría de la población. Esta es una contradicción brutal en el proceso venezolano. Tras la derrota del 2 de diciembre, el Gobierno se ha acercado a la cúpula económica venezolana y les ha prometido mejoras económicas, en tanto y en cuanto no dependan del capital extranjero. El nuevo Pdval, por ejemplo, suministra alimentos que son comprados a una de las redes de suministros que apoyó el paro patronal de 2003. Mientras tanto, tal y como se mostró en diciembre pasado, el proceso pierde adeptos, crece la desconfianza y en lugar de atizar la brasa del conflicto social, se apuesta por una paz con quienes no dudaron en asesinar la revolución en abril de 2002. Se cae en un peligroso círculo vicioso: sin movimiento de masas no hay socialismo y sin éste es complicado arrebatarle los grandes medios de producción a la gran burguesía venezolana y extranjera, lo que devolvería a la mayoría confianza en el proceso. Complicado. De cualquier forma, vemos como los tres supeustos socialistas no están tan separados de sí, ya que el número 3 podría tornarse en cualquiera de los dos anteriores si la organización y agitación popular sufre un retroceso, de forma que la exigencia del socialismo en el siglo XXI se quede sin base sólida sobre la que apoyarse.